Músicos y Medicina. 1-6

Músicos y Medicina. 1-6

Precio habitual $ 300.00 Oferta

Autor: Adolfo Martínez Palomo

Editorial: El Colegio Nacional

Descripción: 

Reunión de los primeros seis volúmenes de la colección Músicos y Medicina de la autoría del doctor Adolfo Martínez Palomo, quien se ha dedicado a estudiar las patologías de los compositores más destacados de la música clásica.

1) Monteverdi y Vivaldi

 Claudio Monteverdi, el padre de la ópera, y Antonio Vivaldi, el maestro del violín, los dos geniales iniciadores del periodo barroco de la música clásica, vivieron en épocas diferentes, pero tuvieron en común realizar buena parte de su vastísima obra en Venecia y haber abrazado el sacerdocio, con escaso entusiasmo por parte de ambos. Monteverdi luchó en vano por alcanzar el reconocimiento profesional y económico que deseaba. Vivaldi combatió con éxito la seria debilidad pulmonar que lo afectó desde el nacimiento. Ambos fallecieron a edad avanzada para la época; Monteverdi en Venecia, reconocido como el gran compositor; Vivaldi, en Viena, en la pobreza, olvidado por sus antiguos admiradores.

2. Bach y Handel

Johann Sebastian Bach y George Frideric Handel, dos colosos de la música clásica, nacen el mismo año, ambos en Alemania; sin embargo, no logran conocerse personalmente. Bach permanece siempre en su país, donde tiene veinte hijos. Handel, en cambio, hace fama y fortuna en Inglaterra, sin llegar a contraer matrimonio. Largas y prolíficas vidas las dos, unidas en un final común: la ceguera, propiciada por la torpe intervención del mismo aprendiz de cirujano ocular. A partir de una revisión médico-biográfica de las vidas de estos compositores, Martínez Palomo revela las respuestas a diversas preguntas sobre el genio y la creatividad: ¿de dónde vienen?, ¿todos los genios son inestables emocionalmente?, ¿qué relación hay entre el ambiente, la herencia y la creatividad?

3. Haydn y Mozart 

Haydn y Mozart, los dos grandes artistas creadores del periodo clásico, estuvieron unidos por la música y por la amistad. Haydn, en vida el compositor más famoso de Europa, le comentó al padre de Mozart: “Le digo ante Dios, y como hombre honesto, que su hijo es el más grande compositor que conozco”. Mozart, a su vez, se refirió a Haydn como “mi maestro”. Misma generosidad y mismo lenguaje musical en dos personalidades diferentes: uno, bullicioso e innovador; el otro, austero y conservador. Mozart fallece demasiado pronto; Haydn padece el deterioro final de sus facultades mentales. Las historias médicas de dos genios de la música clásica nos adentran en las personalidades de estos creadores de obras inmortales y así nos permiten, tal vez, apreciar su música de otra manera.

4. Beethoven y Paganini

Ludwig van Beethoven y Niccolò Paganini vivieron en la misma época, pero no tuvieron contacto alguno, ni en persona ni por escrito. Si bien Paganini consideró los cuartetos de cuerdas de Beethoven como “extravagantes”, la música del compositor alemán seguramente influyó en las composiciones del violinista “diabólico”, doce años más joven, quien viajó a Viena para ofrecer recitales, cuando Beethoven ya había muerto. Sin conocerse, estos dos genios compartieron el padecer una salud deplorable; ambos en manos de médicos tan famosos como incapaces de aliviar sus tormentos.

5. Rossini y Schubert

Tan sólo cinco años separan los nacimientos de Gioachino Rossini y Franz Schubert, pero sus vidas son diametralmente opuestas. Gioachino muere viejo, rico, famoso y exhausto; Franz, en cambio, fallece muy joven, pobre, casi desconocido, y en plena productividad. Schubert recibió la influencia de Rossini, a quien admiraba por sus óperas, que causaban furor en la Viena de principios del siglo xix. Rossini, a su vez, no llegó a conocer la extraordinaria obra musical de Schubert. Las historias médicas de estos dos gigantes de la música nos permiten, por un lado, comprender la causa del eclipse creativo de Rossini y, por el otro, las razones del final prematuro de Schubert.

6. Donizetti y Bellini

Vincenzo Bellini y Gaetano Donizetti, dos genios de la ópera italiana del siglo XIX, triunfan en París, bajo la égida de Rossini. Bellini muere joven, en plena productividad, bajo circunstancias misteriosas, tal vez víctima de asesinato. Donizetti le sobrevive, luchando contra un deterioro mental progresivo, que finalmente lo aniquila. Las biografías de ambos deben contener forzosamente el análisis de sus respectivas historias médicas.

Sobre Adolfo Martínez Palomo:

Médico. Profesor emérito del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y miembro emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Se dedica a la investigación de la biología y el control de las enfermedades parasitarias presentes en México, tema que ha abordado en numerosas publicaciones científicas y libros especializados. Ha participado en organizaciones internacionales interesadas en la promoción de la investigación para la salud en países en desarrollo: la Comisión de Investigación en Salud para el Desarrollo de la Universidad Harvard y la Organización Mundial de la Salud (OMS) (Ginebra), entre otras. Ingresó a El Colegio Nacional el 6 de junio de 1985.

Años de publicación: 2019-2021